viernes, 19 de agosto de 2011

y volvió a ocurrir;

En medio de toda oscuridad,Blanca se sentía sola,y de repente una luz,una luz blanca apareció en medio de toda la soledad y oscuridad.Era él,el príncipe que había estado esperando desde hace tiempo,de aquel que se enamoró hace tiempo,pero no supo expresarselo y perdió su oportunidad.Ella empezó a correr,a correr con todas sus ganas,hasta él.Ella sabía que él también la quería y tenía unas ganas increibles de darle un abrazo,de poder decirle 'te quiero',de saber que él la ama.Y así fue,cuando lo tuvo en frente,a escasos centímetros de su boca,se quedó quieta,paralizada,sin saber que decir,ni hacer.Empezó a mirarle y a contemplar su rostro,en el vió unos ojos grandes,con una mirada tierna,una nariz perfecta para darle besos en ella,una sonrisa de esas que nunca se olvidan.Lo que más le impacto fue el pelo,hoy lo llevaba diferente que antes,lo llevaba perfecto,como siempre,pero con algo que lo hacía brillar más que nunca y ahí,cuando Blanca estaba con la boca abierta,él se acercó y le dijo,'nunca te olvidaré,te he querido como nunca he querido a nadie y como nunca podré querer a alguien.Sabes que estoy a tu lado,aquí y siempre,no te voy a perder,nunca.'Entonces Blanca se hechó a llorar y se abalanzó a él,dandole tiernos besos y diciendole al oído 'nunca te voy a olvidar,nunca te voy a perder'.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

▲